Una maquina que me facilita el trabajo

Desde que puse mi pequeño negocio no me ha quedado otra que prosperar, todavía recuerdo con lo poco que comencé, para que luego digan que se necesita mucho para emprender, lo que se necesita son muchas ganas de trabajar y de comerse el mundo sobre todo y no temer a nadie ni a nada. En el mar hay cientos de peces, muchos muy grandes deseando comerse al más pequeño, como no sean listos y se escondan entre cualquier piedra está claro que el pez grande en cuanto abra la boca, lo habrá devorado sin compasión y sin ningún  tipo de lastima. Es precisamente la vida real en la que nos movemos y vivimos cada día, las empresas grandes succionan a las pequeñas en menos que un gallo pueda llegar a cantar, por eso es imprescindible asesorarse bien y darse cuenta que solo con trabajo y esfuerzo se puede llegar hasta lo más alto, además de todo lo necesario para poder hacer frente a ese negocio.

Cuando yo abrí mi pequeña tiendecita de barrio lo hice casi con lo puesto, me refiero a que no me gasté demasiado, no porque no sabía muy bien como se me iba a dar, por lo que no quise invertir de lleno, primero quise tener el primer contacto con la gente, ver lo que les gustaba, lo que necesitaban, si la carne  o el pescado les gustaba comprarlo del mercado, no podía empezar a traer toda clase de productos para que se me quedaran en la despensa, así que opté por un poco de casa cosa. En nada se me quedó la tienda vacía, y me di cuenta que mi tienda hacía falta en el vecindario por lo que no dude en contratar diferentes distribuidores que me trajeran toda clase de productos, esos que les gustaban a ellos. Pronto empecé a vender carne mucha carne, era de muy buena calidad y no dudaban en comprarla, el problema es que no disponía de buena maquinaria no de buenas herramientas sobre todo a la hora de envolverlo, no era como en muchas carnicerías que ayudados por una cizalla de rodillo te plastifican de inmediato las bandejas que necesites. A sí que de inmediato fui en busca de una, por supuesto no escatimé ya que le iba a dar un buen provecho, a día de hoy sigue como nueva a pesar del uso que le doy cada día.

 

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web