Tipos de sociedades

Cuando se toma la iniciativa de emprender un negocio, son muchas las dudas que se tienen en la mente, decidir la forma jurídica que esta va a tener es una de las dudas que más frecuentes salen a relucir dentro de todos los empresarios.

Quizás hayas escuchado de algún conocido la sugerencia de las compras de sociedades limitadas, ya que éstas por lo general son mucho más comunes actualmente, lo que si debes considerar es que decidir qué forma jurídica llevará la empresa dependerá del número de socios y del capital que se tenga para comenzar a gestionarla.

Para elegir la forma jurídica que llevara nuestra empresa se tendrá que considerar ciertos puntos. Hoy en día hay muchas formas jurídicas que llevan consigo características diferentes. Entre ellas podemos encontrar con la forma jurídica para trabajadores autónomos, esta está considerada por tener solo un socio el cual tiene la responsabilidad limitada, es decir, no cuenta con el capital mínimo para comenzar la empresa.

Las sociedades más comunes que podemos encontrar son:

  • Sociedades anónimas: este tipo de sociedades están caracterizadas por ordenarse mediante acciones que deberán ser repartida ente todos los socios que conformen la empresa. Estos serán responsables de todo el capital que tenga la empresa. Este hecho convierte a estas sociedades como una de las más seguras al momento de proteger el patrimonio.
  • Esta sociedad trabaja como una persona jurídica y a su vez es ella quien se encarga de actuar.
  • Sociedades de responsabilidad limitada: cuando hablamos de este tipo de sociedad nos referimos a las limitaciones que existen en el capital, esto quiere decir que los socios no pueden hacerse responsables de los daños que la actividad social cometa y solo podrán responder al dinero aportado.

Esto sirve como ventaja ya que si llegara a existir una deuda o en casos extremos la amenaza de la quiebra, los socios no responderían con ningún bien propio, al contrario, estarían limitando su responsabilidad al monto del que han sido sus aportes.

  • Sociedades en comandita: Estas compañías está caracterizada por poseer dos socios, los cuales aportan el capital y el trabajo por lo cual tienen libertad de participar en la total gestión de la empresa.
  • Sociedades de cooperativa: este tipo de compañías se basan por ser netamente de trabajadores que se unen en un determinado área para así poder resolver sus necesidades propias. Su responsabilidad es limitada y por lo general son los socios quienes aportan la mano de obra.