LOS INCENDIOS, ENEMIGOS DE LOS PELLETS

Cada año, los incendios reducen las hectáreas de bosque de la provincia de León. Las altas temperaturas, las actuaciones de los pirómanos o las oscuras intenciones con la venta de suelos naturales son algunas de las razones que están convirtiendo los incendios en uno de los males más dañinos para el ecosistema leonés.

Aunque parezca que pueda favorecer para la consecución de pellets el León, al tratarse de maderas asfixiadas por estas terribles acciones, el resultado final no será el necesario para fabricar pellets de calidad y se perderá su posición en el mercado.

Este proceso de deforestación conlleva unas consecuencias nada beneficiosas para el desarrollo de la vida, tanto animal como humana o vegetal. Todo organismo sufre una pérdida de conectividad al realizarse cambios en la propia biodiversidad de la zona, modificándose la cadena trófica del ecosistema. De hecho, las especies que pertenecen al ecosistema leñoso serán sustituidas por otras especies que rehabiten esa zona. Evolucionar o morir, nunca mejor dicho.

Además, también sufrirán cambios tanto el suelo como la propia atmósfera del bosque. El suelo acaba convirtiéndose en una tierra estéril e impermeable, transformándose en una tierra no fértil. Se elimina el manto vegetal y con ella esa barrera natural protectora.

LA INDUSTRIA MADERERA EN ESPAÑA

La industria maderera es una de las fuentes naturales más importantes de la Península Ibérica aún a pesar de esta bajada sufrida con motivo de los continuos contratiempos que se van realizando sobre el suelo nacional debido a uno de sus peores enemigos: el fuego. Éste, unido a las plagas de insectos, suponen dos de los peores problemas de deforestación en la actualidad.

Si le echamos un vistazo a la aportación a esta industria por cada Comunidad Autónoma, veremos que la primera es Galicia, bien posicionada como número uno total y seguida, a gran distancia, por la Comunidad Valenciana y por Catalunya. La comunidad gallega (casi) duplica y triplica sus exportaciones respecto a las otras dos comunidades. Casi nada.

En Castilla y León cada vez se lleva a cabo el negocio de las subastas de madera, es decir, la venta de maderas aprovechadas. El precio de su venta es variable, dependiendo sobre todo de cómo se encuentra la propia madera, de su estado. Estas variaciones se encuentran incluso en las maderas de la misma especie maderera. Provincias como Valladolid, Soria o León son algunas de las provincias en las que más se ha puesto de moda este negocio.

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web