La fotografía y las técnicas que la acompañan

Ya sabemos que el buen manejo de los recursos es importante, pero también el de las técnicas y sobre todo cuando se trata de fotografías profesionales; y sin embargo, para aquellos que son aficionados también les vendría bien un poco de conocimientos en esta área, así tendrán resultados inmejorables.

A medida que nos vamos involucrando más con esta profesión para muchos y pasión para otros, descubrimos que está llenas de detalles, que la acercan cada vez más a la perfección absoluta de los resultados, generando satisfacción a los fotógrafos que ejecutan.

La básica que debes poner en práctica

Dentro de las técnicas o bien herramientas del mundo de la fotografía, algunas resultan ser de las principales o más importantes y creativas, hablamos de la profundidad de campo; la favorita de muchos profesionales o no, tanto así que ha sido incorporada en aplicaciones o teléfonos celulares.

Muchas veces sabes que existe la herramienta pero desconocemos como funciona y que se logra con ella. La profundidad de campo es la acción que te permite enfocarte directamente en un “algo” determinado dentro de un conjunto dentro de tu encuadre; recordando que la cámara no permitirá enfocarse en varias cosas a la vez.

Hay muchas formas de ejecutar esta técnica, si estas lejos del objeto que quieres enfocar o si este se encuentra más cerca que el resto de los que se encuentran en el encuadre, todo dependerá de la distancia enfocada; siendo esta muy grande para mucha profundidad de campo o muy pequeña para lo contrario.

¿Cómo se cuándo usar esta herramienta?

Si ya has aprendido cómo funciona la herramienta de enfoque, lo siguiente que debes saber es como ponerla en práctica y en qué casos es recomendable utilizarla; sin embargo este es un criterio bastante personal y que dependerá de lo que quieras capturar en tu fotografía.

En los casos en los que desees enfocarte en detalles particulares o precisos de tu fotografía, es cuando debes utilizar poca profundidad de campo; con ella centraras la atención en ese justo punto y el resto de la fotografía perderá enfoque y la verás un poco más borrosa.

Si tu objetivo es capturar una imagen completa de algún paisaje o toma general en la que no quieres perder ninguno de los detalles que allí se encuentran, entonces necesitarás mucha profundidad de campo; con esto no se perderá casi ninguna parte importante de la toma pues se tendrá su mayor parte enfocada por el lente de la cámara.