¿Cómo afecta el divorcio a los más pequeños?

El divorcio es una decisión muy difícil de tomar, y mucho más si hay niños por delante, en este caso hay que estar conscientes de que no solos los adultos estarán siendo afectados en la situación, sino que los pequeños estarán viviendo momentos más difíciles.

Un divorcio sin sufrimiento es un poco difícil de conseguir y más si existen hijos de por medio. La idea del divorcio es que éste afecte lo menos posible a los niños, es por ello que el proceso debe ser lo más fácil, no buscando el trauma de los niños.

Muchas parejas prefieren contactar a Psicólogos infantil en Málaga una vez que comienzan con el proceso de separación, de esta forma el niño se estará preparando para la ruptura matrimonial.

En los últimos años la lista de divorcios ha incrementado significativamente, según estadísticas, uno de cada tres matrimonio terminan en divorcio en los países hispanohablantes, comenzando por Venezuela y Chile, mientras que en España unos 110.651 divorcios se efectuaron solo en el 2011.

Los más afectados en una separación matrimonial son los hijos. Se encuentran en una situación de desesperación al saber que las personas que más aman, aquellos protectores, ya no estarán más juntos.

El hecho de saber que su hogar se dividirá, que sus padres vivirán ahora en casas diferentes, hace que los niños caigan en una depresión fuerte.

La reacción que presenten los hijos al presentarse la ruptura variará según la edad, sexo y características del pequeño.

No todos enfrentan los problemas de la misma forma y no todos tardan el mismo tiempo en superar la situación.

Es por ello que es importante que un experto hable con ellos en esa situación, de esta forma el profesional tendrá las estrategias adecuadas para llevar la situación del pequeño.

Los psicólogos alegan que el tiempo más difícil en los niños ocurre un año después de la separación, ya que en este punto sus vidas están organizándose a la nueva situación.

En este tiempo los niños generalmente comienzan a presentar un grado mayor de ansiedad y la tristeza se hace más frecuente.

El divorcio produce un daño emocional en los niños, el cual afecta su personalidad. Es por ello que es normal ver a los niños con cambios de humor repentino.

Hay quienes presentan conductas agresivas en su comportamiento, no hay que asustarse, es algo normal. Lo importante es tratar la situación con un experto.