Cilindrada – potencia y par motor

Cilindrada, par motor y potencia son algunos de los datos a los que los fabricantes dan mayor atención, pero también pueden llegar a ser de los más extraños. No son necesarias fórmulas matemáticas complejas para desentrañar estos conceptos, es más sencillo de lo que parece.

No son lo mismo

La cilindrada es el término más simple de entender de este trío. La cilindrada de un motor es el número de uno de sus cilindros multiplicada por el número total de ellos. La función de los cilindros es ayudar al proceso de encendido del coche, los motores de cuatro tiempos se componen de una serie de ellos y dentro de cada uno se mueve un pistón.

En los cilindros es inyectada la gasolina y el aire mientras el pistón baja. Al ir de subida se comprime la mezcla, haciendo explosión por la chispa producida por la bujía; en el caso de un motor diésel se debe a la presión cuando el pistón baja (por la combustión) y cuando sube se expulsan los gases quemados (por el escape).

La potencia es la fuerza que se aplica sobre la distancia. Esta mide el tiempo que se usa en realizar determinado trabajo, ella es la que da la velocidad y  aceleración. No obstante, la potencia está conectada al par motor; debido a que, en sí, es la rapidez con la que se ejecuta el movimiento generado por el par motor. La potencia es el par motor multiplicado por las revoluciones por minuto (rpm).

El par motor puede resultar algo abstracto para muchos al verlo en la ficha del coche. Él es la fuerza que es aplicada en relación a una distancia; por ejemplo, si aprieta una tuerca con la mano, llegará algún momento en el que no podrá, ya no tendrá más fuerza. Sin embargo, utilizando una llave inglesa su mano queda a cierta distancia, mientras más largo sea ese brazo (el de la llave), más fuerza podrá ejercer sobre la tuerca.

Aplicando esto a un motor, el pistón baja por el cilindro ejerciendo fuerza sobre la biela unida a cierta distancia al cigüeñal, eso genera el par. Con estos conceptos básicos podrá entender un poco mejor la capacidad de los motores, saber cómo funcionan las cosas hace que nos demos cuenta de su valía.

Ahora estará mejor preparado y podrá saber cuánto puede ofrecer su automóvil. Pero, cuando llegue el momento de ser uno más de los coches para desguace, no se preocupe, hay sitios online que le facilitan el proceso de dar de baja sin complicaciones.