¿ES BUENO HACER PESAS LOS DÍAS ANTERIORES A UNA CARRERA?

Existen muchas páginas dedicadas a los planes de entrenamiento, especialmente para running, en los que durante 10-12 semanas, explican paso a paso todas las sesiones de ejercicio necesarias para llegar en el mejor pico de forma posible a la fecha de la carrera.

Llama la atención que, mientras no falta detalle sobre cómo desarrollar cada sesión de entrenamiento: el ritmo al que debemos correr, las zonas de pulsaciones a las que debemos trabajar con la ayuda del pulsómetro, las series que debemos repetir o el tiempo de rodaje que nos corresponde, existe muy poca información sobre los días previos a la carrera, lo que normalmente se conoce como la semana de “tapering”.

En la mayoría de planes de entrenamiento coinciden en señalar que hay que rebajar la intensidad del ejercicio, con vistas a llegar muscularmente frescos a la carrera.

Aconsejan que, si hemos seguido durante la preparación de la carrera un plan específico de pesas en el gimnasio, lo suspendamos unos 10-15 días antes.

En este sentido recomiendo lo contrario. Para quien haya entrenado pesas en el gimnasio además de salir a correr, habrá notado cómo el entrenamiento muscular se traslada a unas mejores sensaciones cuando corremos.

En la parte superior del cuerpo, notamos cómo brazos y hombros tiran de nosotros y nos ayudan a dar la siguiente zancada. Esto se nota especialmente cuando corremos cuesta arriba, donde la ayuda de los brazos para desplazarnos es fundamental.

Al margen de que nos haga correr más rápido o no, lo que sí que nos transmite es una gran confianza en nosotros mismos, al ver cómo nuestro cuerpo responde con firmeza al esfuerzo al que le estamos sometiendo.

Si dejamos de ir al gimnasio dos semanas antes, notaremos algo de pérdida de esa fortaleza muscular adquirida y lo que es peor, perderemos parte de esa confianza que teníamos en nuestras posibilidades.

¿ENTRENAR O NO ENTRENAR?

Entonces, ¿debemos seguir entrenando con normalidad?

Una posibilidad muy aconsejable es mantener la misma rutina de entrenamientos en el gimnasio que se ha llevado durante todo el plan, pero en los últimos días podemos rebajar un poco el peso que movemos.

De esa forma, nuestros músculos no estarán sometidos a la máxima tensión posible y podrán recuperarse, mientras que nosotros seguiremos teniendo un buen tono muscular, que responderá cuando se lo pidamos el día de la carrera.

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web